Vaso, Baso o Bazo

Un vaso es un recipiente, por lo general de forma cilíndrica, usado para beber líquidos. Baso, por su parte, es el verbo basar conjugado en primera persona; significa apoyar una cosa en otra, o apoyarse en alguna cosa determinada. Bazo, por su lado, se refiere a una víscera propia de los animales vertebrados.

En América, vaso, baso y bazo son palabras homófonas, que suenan igual pero se escriben de forma diferente, puesto que no hay distinción fonética alguna entre los sonidos de v y b, o de s y z. En España, en cambio, donde sí hay diferencias la pronunciación de la s y la z, vaso y baso, con respecto a bazo, son consideradas palabras parónimas.

Cuándo usar vaso

Un vaso es un recipiente de vidrio, metal o cualquier otro material, por lo general cilíndrico, capaz de contener líquidos en su interior, normalmente para ser bebidos. Sin embargo, tiene también muchas otras acepciones menos comunes: puede ser un orinal, una obra escultórica semejante a un jarrón, un depósito natural de líquidos, el conducto a través del cual circula la savia en un vegetal, o el conducto por el que circula la sangre en los animales. La palabra, como tal, del latín vasum.

Por ejemplo:

  • Quiero solamente un vaso de agua.
  • Antonio fue a orinar en el vaso, pero no apuntó bien.
  • Los vasos sanguíneos son fundamentales para la vida.

Cuándo usar baso

Baso es el verbo basar conjugado en primera persona de singular de presente en modo indicativo. Se refiere a la acción de poner algo sobre una base o soporte, o apoyar una cosa en otra. También significa apoyarse en algo, que sirve como base o punto de partida para otra cosa.

Por ejemplo:

  • Baso lo que digo en todos los libros que he leído.
  • Me sorprende que nadie me pregunte en qué me baso para afirmar semejante cosa.

Vea también Base o Vase.

Cuándo usar bazo

Bazo es un sustantivo masculino; es el nombre de una víscera, propia de los animales vertebrados, que se encarga de eliminar las los glóbulos rojos ya antiguos para producir nuevos, entre otras funciones. La palabra, como tal, proviene del latín badius, que significa ‘rojizo’, de allí que también designe a un color.

Por ejemplo:

  • A Claudia le operaron el bazo luego del accidente.
  • El bazo es un órgano que se encuentra en la cavidad abdominal.

Vea también Vasar, Basar o Bazar.