Siega o Ciega

Siega puede referirse a la acción y efecto de segar o puede ser una de las formas personales del verbo segar, que significar cortar aquello que sobresale, especialmente si se trata de hierbas o mieses.

Ciega, en cambio, es la forma de femenino del adjetivo ciego, que se refiere a alguien que ha perdido la visión o que se encuentra arrebatado por un sentimiento muy intenso. Asimismo, puede ser también el verbo cegar conjugado, que significa quitar la visión de manera temporal o indeterminada, entre otras cosas.

Siega y ciega son palabras homófonas en la mayor parte del universo hispanohablante, donde no existe diferencia alguna entre la pronunciación de s y de c antes de e, i, y palabras parónimas en España, donde sí la hay.

Vea también Cegar o Segar.

Cuándo usar siega

Siega es un sustantivo femenino; se refiere a la acción y efecto de segar, a la época en que se siega o al conjunto de mieses que han sido segadas.

Por ejemplo:

  • Los labradores se encargaban de la siega.
  • Ya era tiempo de la siega.
  • La siega de este año fue mayor.

Siega es también el verbo segar conjugado en segunda (usted) y tercera persona (él, ella) de singular de presente en modo de subjuntivo, así como la segunda persona de imperativo. Segar es cortar mieses o hierba, así como cualquier otra cosa que sobresalga del resto. Se usa también como sinónimo de interrumpir algo de forma abrupta.

Por ejemplo:

  • Él siega muy bien pese a que aún es novato.
  • El partido siega a cualquier líder político que le haga sombra al secretario general actual.
  • Usted siega cualquier pregunta que lo incomode, profesor.

Cuándo usar ciega

Ciega es la forma de femenino del adjetivo ciego; se refiere alguien que no ve o no puede ver, que está arrebatado u ofuscado por una pasión, a un conducto obstruido, a un muro o pared sin aberturas en su superficie, o a una persona atiborrada de comida o bebida.

Por ejemplo:

  • El flash de la cámara la dejó ciega.
  • Ciega de rabia, le pidió justificaciones.
  • La tubería quedaría ciega después de las reparaciones.
  • Allí levantarían una pared ciega.
  • Se sentía ciega de paella; no quería comer más.

Ciega también puede ser el verbo cegar conjugado en segunda (usted) y tercera persona (él, ella) de singular de presente en modo indicativo, así como segunda de imperativo. Significa dejar a alguien sin vista de manera momentánea o permanente, turbar la razón, cerrar algo que estaba abierto o impedir el tránsito por un conducto o camino.

Por ejemplo:

  • La luz está tan fuerte que ciega.
  • Me ciega de ira ver esos abusos policiales.
  • No te preocupes, el plomero ciega esa cañería en un instante.

Vea también Cegar o Segar.