Seda o Ceda

Fabián Coelho
Fabián Coelho
Lingüista

Seda puede referirse a un tipo de hilo o tejido muy delicado y leve, o puede ser el verbo sedar, que significa apaciguar o calmar, conjugado en sus formas personales. Ceda, por su parte, puede referirse al pelo grueso de algunos animales o puede ser el verbo ceder conjugado, que se refiere a dar o traspasar algo a alguien, entre otras cosas.

Seda y ceda, como tal, son palabras homófonas para la mayor parte del mundo hispanohablante, para el cual no existe diferencia fonética alguna entre la s y la c cuando aparece antes de la e y la i, mientras que en España, donde sí la hay, son consideradas palabras parónimas.

Vea también Sede o Cede.

Cuándo usar seda

Seda es un sustantivo femenino; se puede referir a varias cosas: cierto líquido segregado por algunos artrópodos que, al solidificarse, se convierte en hilos finos y flexibles; a este mismo hilo, así como a los tejidos que se confeccionan a partir de la seda. Asimismo, se llama seda a la cerda de algunos animales. La palabra, en efecto, proviene del latín saeta, que significa ‘cerda’.

Por ejemplo:

  • Me gusta como te ciñe ese vestido de seda.
  • Era comerciante de gusanos que producían seda.

Seda también puede ser el verbo sedar conjugado en segunda (usted) y tercera (él, ella) persona de singular de presente en modo indicativo, así como la segunda persona de imperativo. Significa calmar o apaciguar a alguien o algo. Proviene del latín sedāre.

Por ejemplo:

  • El veterinario seda a los animales para operarlos.
  • Seda a ese caballo antes de que enloquezca de dolor.

Cuándo usar ceda

Ceda es un sustantivo femenino; se emplea para referirse a una cerda, es decir, el pelo grueso de algunos animales, como los caballos. La palabra, como tal, también proviene del latín saeta, que traduce ‘cerda’.

Por ejemplo:

  • Raquel peinaba la ceda de su caballo mientras conversaba con su padre.
  • Es difícil intentar sujetar a un jabalí de su ceda.

Ceda también puede ser el verbo ceder conjugado en primera (yo), segunda (usted) y tercera (él, ella) persona de singular de presente del subjuntivo, así como la segunda persona de imperativo. Significa dar, transferir o traspasar a alguien una cosa, perder algo (espacio, tiempo) en beneficio de un rival, rendirse o someterse ante la voluntad de otro, mitigarse o disminuir una cosa (el viento, la lluvia, la fiebre), o romperse o soltarse algo ante una gran presión o fuerza. La palabra proviene del latín cedĕre.

Por ejemplo:

  • Aunque ceda la lluvia, el suelo estará mojado.
  • Cuando ceda la cuerda, habrá que reemplazarla por una nueva.
  • Ceda a mis peticiones y verá cómo todos acabaremos contentos.

Vea también Ceder o Seder.

Cómo citar: Coelho, Fabián (s.f.). "Seda o Ceda". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/seda-o-ceda/ Consultado:
Fabián Coelho
Profesional de las letras, licenciado por la Universidad de Los Andes (2011). Apasionado por la literatura, la historia y la filosofía, y entusiasta confeso de los diccionarios, la gramática y los manuales de estilo. Ha trabajado creando, escribiendo y corrigiendo en ediciones, publicidad, periodismo y contenidos digitales desde 2008.