Lapso o Lapsus

Fabián Coelho
Fabián Coelho
Lingüista

Lapso se refiere al tiempo que transcurre entre dos momentos específicos, mientras que lapsus se emplea para referirse a un error o fallo que se comete por falta de atención.

Como tal, lapso y lapsus son palabras parónimas, es decir, que son parecidas pero no coinciden plenamente. Ambas provienen de la misma raíz etimológica, del latín lapsus, que significa ‘deslizamiento’ o ‘caída’, aunque a la larga terminaron tener significados distintos.

¿Qué son Palabras parónimas?

Cuándo usar lapso

Lapso es un sustantivo masculino; se refiere al tiempo que transcurre entre dos momentos delimitados.

Por ejemplo:

  • Durante este lapso, estuvimos sentadas esperándote.
  • Los alumnos se quejaron de que el lapso que tenían para entregar los trabajos era muy corto.

Aunque la locución “lapso de tiempo” resulte redundante, es una opción admisible: “En este lapso de tiempo, pudieron haber terminado el trabajo”.

Cuándo usar lapsus

Un lapsus es una falta o equivocación en que se incurre por descuido o desatención. Su plural es invariable: los lapsus.

Por ejemplo:

  • Tuvo un lapsus y dejó la cartera en casa.
  • Olvidé la respuesta correcta en el examen, fue un lapsus.
Cómo citar: Coelho, Fabián (s.f.). "Lapso o Lapsus". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/lapso-o-lapsus/ Consultado:
Fabián Coelho
Profesional de las letras, licenciado por la Universidad de Los Andes (2011). Apasionado por la literatura, la historia y la filosofía, y entusiasta confeso de los diccionarios, la gramática y los manuales de estilo. Ha trabajado creando, escribiendo y corrigiendo en ediciones, publicidad, periodismo y contenidos digitales desde 2008.