Desmayo o Desmallo

Fabián Coelho
Fabián Coelho
Lingüista

Desmayo puede significar desaliento, pérdida de las fuerzas o privación del sentido o el conocimiento. Desmallo, en cambio, se emplea con el sentido de cortar una malla o sacar el pescado de ella.

Desmayo y desmallo son palabras homófonas debido a la anulación de la oposición fonética entre la y y la ll, que es consecuencia del fenómeno lingüístico conocido como yeísmo.

Cuándo usar desmayo

Desmayo es un sustantivo masculino; puede significar desaliento o desánimo, pero también puede aludir a la sensación de desfallecimiento, falta de fuerzas o, incluso, pérdida del sentido. Asimismo, se conoce también con el nombre de desmayo al sauce de Babilonia, árbol conocido también como sauce llorón.

Por ejemplo:

  • Trabajó sin desmayo hasta que tuvo el proyecto listo.
  • A Luisa le dio un desmayo en plena calle.
  • La abuela todavía no se repone del desmayo.
  • El patio de la plaza era adornado por un desmayo.

Desmayo puede ser también el verbo desmayar en su forma de primera persona de singular de presente en modo indicativo. Se emplea con el sentido de causar desaliento, desfallecimiento o pérdida del coraje o el valor. Desmayarse, en su forma pronominal, también significa sufrir una pérdida del sentido.

Por ejemplo:

  • Casi me desmayo del susto.
  • Yo no desmayo hasta no lograr la meta que me propuse.

Vea también Desmayar o Desmallar.

Cuándo usar desmallo

Desmallo es el verbo desmallar en primera persona de singular de presente en modo indicativo. Significa deshacer o cortar una malla o un tejido semejante. También se usa como sinónimo de desenmallar, que se refiere a sacar al pescado de la malla, una vez ha sido extraído del mar.

Por ejemplo:

  • Mientras yo desmallo la red de pesca, tú guarda las cañas.
  • Desmallo el pescado que quedó atrapado en las redes.
Cómo citar: Coelho, Fabián (s.f.). "Desmayo o Desmallo". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/desmayo-o-desmallo/ Consultado:
Fabián Coelho
Profesional de las letras, licenciado por la Universidad de Los Andes (2011). Apasionado por la literatura, la historia y la filosofía, y entusiasta confeso de los diccionarios, la gramática y los manuales de estilo. Ha trabajado creando, escribiendo y corrigiendo en ediciones, publicidad, periodismo y contenidos digitales desde 2008.