El párrafo

Elizabeth Arias
Elizabeth Arias
Lingüista

El párrafo es una estructura o unidad organizativa del texto escrito. Su función es distribuir el contenido o información global de un mensaje en segmentos más pequeños.

El párrafo es visualmente reconocible. Se presenta como una serie de líneas delimitada por la mayúscula inicial y el punto y aparte.

La organización del texto en párrafos es de suma importancia para la escritura y para la lectura: por una parte, facilita a quien escribe la organización y fluidez de sus ideas; por otra, contribuye a la comprensión, seguimiento y memorización por parte del lector. 

Dicho de otro modo, el párrafo tiene importancia tanto para la producción como para la recepción de un texto.

Elementos del párrafo: oraciones principales y secundarias

El párrafo se compone de una secuencia de oraciones jerarquizadas para desarrollar una idea o tópico fundamental.

La idea fundamental suele estar contenida en una oración principal o temática a la cual se supeditan las oraciones secundarias o complementarias.

La oración principal presenta la idea fundamental del tema y las oraciones secundarias concretan, explican, justifican, reafirman, contrastan, ejemplifican, etc.

Por lo general, aunque no tiene una ubicación fija, la oración principal es explícita y fácil de reconocer. Pero, a causa de su complejidad, puede ocurrir que esté contenida o implícita en dos o más oraciones del párrafo.

Las ideas principales conforman un esquema que resume o condensa el tema. Las secundarias, lo extienden o desarrollan.

Lo importante, en este punto, es que el párrafo, en sí mismo, tiene sentido completo: comunica un mensaje. Pero, además, forma parte de una unidad mayor, el texto.

Por ello, no puede definirse como serie de oraciones sino como estructura o entramado. El buen funcionamiento de ese entramado descansa en la coherencia y la cohesión.

Estructura del párrafo: coherencia y cohesión

Como ya se dijo, el párrafo es una unidad de sentido. Esto ocurre cuando las oraciones que lo componen se concatenan y jerarquizan de manera lógica en torno a un mismo tópico. Conforman así un bloque o paquete de contenido.

La organización del contenido de cada párrafo constituye su coherencia interna o local. Y esta descansa en la cohesión, que es la adecuada articulación gramatical de las palabras y de las oraciones.

Por otra parte, los párrafos tienen una función conjunta: desarrollar el contenido de la unidad mayor en la que participan, el texto. Esto se produce por la secuencia lógica de las ideas contenidas en cada párrafo.

El entramado de contenido que crea el conjunto de los párrafos constituye la unidad de sentido del texto, llamada coherencia externa o global.

Características del párrafo

En resumen, el párrafo puede definirse como unidad textual con tres características:

  • Desde el punto de vista visual, es una sección o bloque de texto de extensión variable que comienza con mayúscula y finaliza con el punto y aparte.
  • Desde el punto de vista comunicativo, segmenta el tema de un texto en paquetes menores de contenido o información a partir de un esquema de ideas principales.
  • Desde el punto de vista formal, como toda construcción lingüística, es una estructura semántica y gramaticalmente articulada.

Tipos de párrafo

Si bien comparten características generales, los párrafos también presentan rasgos particulares que dependen de su posición en el texto, de su finalidad discursiva o su diseño en la página. A continuación, se explican los tipos de párrafo según estos tres criterios.

Según su posición en el texto

Sea cual sea la extensión de un texto escrito, debe ser visto como una situación comunicativa en la cual intervienen unos participantes (el escritor o emisor y sus lectores o receptores) y en la que se habla de un tema (el contenido del mensaje). 

La posición que ocupan los párrafos representa un momento del desarrollo del acto comunicativo. Con este criterio se distinguen los siguientes párrafos: 

Párrafos delimitadores

Son los párrafos que se encuentran al inicio y al final del texto. Representan por tanto la apertura y el cierre del acto comunicativo. 

Dependiendo de la extensión del texto, puede haber uno o varios párrafos de este tipo.

Párrafos internos

El resto de los párrafos de un texto está enmarcado por los dos párrafos delimitadores. Su número también es variable, así como lo son su finalidad y estructura.

Según su intención discursiva

La finalidad o intención discursiva de un texto tiene variables asociadas, entre otros aspectos, a su tipo o género, al medio o canal en el que aparece y al público al que se dirige. 

En coherencia con la finalidad global del texto, los párrafos suelen tener una intención discursiva particular que determina su forma y contenido. 

El predominio y la relación entre los tipos de párrafos que seguidamente se mencionan también está relacionada con el propósito general del texto.

Seguidamente, se exponen los tipos de párrafo según su función discursiva en el texto:

Párrafos expositivos

Su función es presentar ideas y conceptos en un orden lógico.

Párrafos argumentativos

Su función es persuadir, mediante razones o justificaciones, de la validez o importancia de un punto de vista, opinión, juicio o tesis.

Párrafos contraargumentativos

Su función es defender puntos de vista, opiniones, juicios o tesis, anticipándose a las posibles objeciones o reprobaciones que pueda haber.

Párrafos enumerativos

Su función es presentar una serie consecutiva de elementos subordinados a un aspecto central.

Párrafos narrativos

Su función es presentar en un orden determinado un conjunto de hechos, eventos o acciones.

Párrafos descriptivos

Su función es presentar la imagen de determinados seres, objetos o fenómenos, refiriendo sus atributos o características.

Párrafos dialogados

Su función es reproducir conversaciones distinguiendo, de modo directo o indirecto, las intervenciones o turnos de cada hablante.

Según su diseño

Desde el punto de vista gráfico, el párrafo es un bloque de texto compuesto por líneas (manuscritas o impresas).

Antes de leer su contenido, para el lector, el párrafo conforma una unidad visual y de diseño determinada por su sangría, alineación e interlineado.

Con atención a esos aspectos, los párrafos pueden tener diferentes diseños que producen distintos efectos visuales y, de hecho, tienen sus usos específicos.

Esta diferenciación da lugar a la siguiente tipología gráfica:

En bloque

Es un párrafo de líneas uniformes, sin sangría.

Normal u ordinario

Este tipo de párrafo presenta un diseño de líneas llenas o completas salvo la primera, que tiene sangría, y la última, que suele ser más corta.

Moderno o alemán

Es un párrafo con todas las líneas llenas, excepto la última. Se separa del siguiente párrafo mediante la línea en blanco.

Español

Este párrafo también tiene todas las líneas llenas menos la última, que va centrada.

Francés

En está párrafo, la primera línea es llena y todas las demás llevan sangría.

Asimétrico

Tal como se infiere de la palabra, las líneas de este párrafo presentan diferentes longitudes y sangrías.

Pie de lámpara

Es un párrafo centrado y alineado en forma decreciente, como un triángulo.

Quebrado

Este párrafo tiene una alineación a derecha o izquierda que cambia al lado opuesto en la última línea

De líneas caídas

Este diseño encabalga todos los párrafos del texto o documento completo de manera que cada párrafo comienza donde termina el anterior.

El párrafo y la noción de secuencias discursivas

Como ya se ha expuesto, de acuerdo con su finalidad discursiva, suele establecerse una distinción entre párrafos narrativos, descriptivos, expositivos, etc.

Sin embargo, cabe señalar que un solo párrafo puede estar destinado a cumplir varias de estas finalidades discursivas. De igual modo, varios párrafos de un texto pueden responder a la misma finalidad.

En este sentido, es más preciso identificar fragmentos o secuencias discursivas. Estas secuencias responden a a la naturaleza y organización de su contenido y a ciertas características léxicas, gramaticales y retóricas.

Así, por ejemplo, en una secuencia narrativa, se informará de una cadena de hechos y serán frecuentes los verbos de acción y los adverbios de tiempo y de lugar. Del mismo modo, en una secuencia descriptiva, se presentará un listado de características y serán más frecuentes los verbos de estado y los adjetivos. 

Puede ocurrir que una secuencia de cualquier tipo abarque más de un párrafo. Pero también puede ocurrir que dentro de un párrafo se articulen varias secuencias. 

Por esta razón, párrafo y secuencia son dos nociones distintas pero asociadas. Cada una tiene sus convenciones propias pero ambas, en conjunto, operan en el entramado del texto y sirven a su propósito. 

Ambas nociones, párrafo y secuencia, se articulan de manera dinámica en los textos y ponen en juego habilidades y estrategias diferentes tanto para su producción en la escritura como para su reconocimiento e interpretación en la lectura.

Cómo citar: Arias, Elizabeth (s.f.). "El párrafo: qué es, elementos, estructura, características y tipos de párrafos". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/el-parrafo/ Consultado:
Elizabeth Arias
Licenciada en Letras (2007) y magister scientiae en Lingüística (2013) por la Universidad de Los Andes.