Adverbio

Elizabeth Arias
Elizabeth Arias
Lingüista

La categoría adverbio designa un conjunto heterogéneo de palabras invariables en género y número. También incluye las locuciones adverbiales, que son expresiones formadas por varias palabras y que cumplen la misma función.

El papel de los adverbios y las locuciones adverbiales es modificar o complementar verbos (llueve torrencialmente), adjetivos (demasiado triste) y otros adverbios (leí el libro de un solo tirón). 

Los adverbios, asimismo, permiten modificar o complementar frases y oraciones como, por ejemplo:

  • Esto es exactamente como me lo imaginaba.
  • Quizá no les agrade lo que voy a decir.
  • Sinceramente, no estoy de acuerdo contigo.

A continuación, te explicamos en detalle las diferentes clasificaciones que existen para el adverbio, sus características y funciones más revelantes.

Tipos de adverbio

Existen diferentes clasificaciones para los adverbios, algunas consideran su estructura morfológica, otras su significado y otras su naturaleza gramatical e incidencia sintáctica.

A continuación, presentamos las tres principales formas de clasificación de los adverbios: por su significado, por su morfología y por su incidencia sintáctica.

Por su significado

Atendiendo a su significado, se puede clasificar los adverbios en tres grandes grupos: los que expresan circunstancias, es decir, los que dicen el lugar, tiempo, aspecto, modo, cantidad o intensidad de una situación o evento; los que expresan puntos de vista sobre lo referido, como son los de afirmación, negación, inclusión o exclusión y probabilidad o duda, y, por último, los que expresan relaciones entre enunciados y se incluyen entre los conectores discursivos.

Adverbios de lugar

Ubican espacialmente el evento o situación referido por el hablante. Son adverbios de lugar: donde, arriba, abajo, aquí, allí, allá, ahí, cerca, lejos, delante, detrás, encima, etc.

Por ejemplo:

  • —¿Dónde vives? —Aquí, en esta casa azul.
  • La casa de Juan queda muy lejos.
  • Le cayó encima una maceta.

Adverbios de tiempo

Estos adverbios expresan referencias temporales sobre el evento o situación: la ubicación temporal (cuando, ayer, hoy, mañana, antes, después, enseguida, pronto, temprano, tarde, etc.); la duración (para siempre, por un rato, brevemente, eternamente, etc.); o la frecuencia (siempre, nunca, frecuentemente, con frecuencia, a veces, a diario, rara vez, ocasionalmente, etc.).

Por ejemplo:

  • —¿Cuándo nos vemos? —¿Podría ser mañana?
  • Yo rara vez me enfermo.
  • Nunca he ido a Lisboa.

Adverbios de aspecto

Se refieren a la delimitación, fases o desarrollo de la situación. Son adverbios o locuciones aspectuales: ya, aún, todavía, totalmente, reiteradamente, de nuevo, otra vez, de un tirón, de cabo a rabo, una y otra vez, etc.

Por ejemplo:

  • La película no ha empezado todavía.
  • ¿Ya no me quieres?
  • Hemos explicado eso una y otra vez.

Adverbios de modo

Expresan modo o manera los adverbios y locuciones siguientes: como, así, bien, mal, mejor, peor, fácilmente, a regañadientes, a golpes, etc.

Por ejemplo:

  • —¿Cómo se baila ese ritmo? —Se baila así.
  • Entiendo perfectamente tus motivos.
  • A regañadientes fue conmigo a la tienda.

Adverbios cuantificadores o de grado

Especifican la cuantía, magnitud, intensidad o grado de algo. Son adverbios de este tipo: cuanto, algo, mucho, poco, casi, bastante, demasiado, más, menos, regular, más o menos, bastante, asaz, sobremanera, etc.

Por ejemplo:

  • Me gusta mucho el café.
  • Duró muy poco la alegría.
  • Me parece que trabajas demasiado.

Adverbios de afirmación 

Los adverbios que se usan para afirmar, dar por cierto o confirmar algo son los siguientes: sí, claro, bueno, también, desde luego, ciertamente, etc.

Por ejemplo:

  • —¿Trajiste el pan? —Sí.
  • Ciertamente, no nos llevábamos muy bien.
  • ¡Claro que quiero ir a la playa!

Adverbios de negación

Los adverbios de negación más usuales son: no, tampoco, nada, en modo alguno, de ninguna manera. 

Por ejemplo:

  • No quiero salir hoy.
  • A mí tampoco me gusta la torta de naranja.
  • De ninguna manera aceptaré esas condiciones.

Adverbios de inclusión y exclusión

Expresan la estimación o no de un elemento dentro de un conjunto. Son de este tipo los adverbios: incluso, inclusive, exclusivamente, salvo, excepto, con excepción de, menos.

Por ejemplo:

  • Resolví todos los ejercicios, incluso los más difíciles.
  • Este club es exclusivamente para los socios.
  • Excepto Juan, todos fueron informados sobre la reunión.

Adverbios de duda o probabilidad

Estos adverbios expresan incertidumbre o posibilidad sobre lo dicho. Son de este tipo: quizá, probablemente, a lo mejor, tal vez, acaso.

Por ejemplo:

  • Quizá sea muy pronto para ver los resultados.
  • A lo mejor paso mañana por tu casa.
  • ¿Acaso te contó lo que pasó?

Adverbios que expresan relaciones

Estos adverbios expresan consecuencia, adición, énfasis, reformulación, conformidad u oposición de un enunciado con respecto a otro. Es decir, sirven para conectar los elementos que componen un mensaje y orientan sus interpretaciones.

Estos adverbios se incluyen (junto a otras clases de palabra) entre los conectores o marcadores discursivos.

Son adverbios y locuciones de este tipo: además, asimismo, de hecho, pues, así pues, no obstante, sin embargo, contrario a esto, por consiguiente, por ende, entonces, a saber, es decir, o sea, verbigracia, por ejemplo, por cierto, en suma, resumiendo, finalmente, primeramente, etc.

Por ejemplo:

  • La prensa divulgó la información; sin embargo, no todos se enteraron.
  • Esta mañana vi a María y, por cierto, la noté más delgada.
  • Primeramente, quiero agradecer la oportunidad de hablar en este evento.

Por su morfología

En el nivel morfológico, se toman en cuenta dos aspectos: la estructura y el procedimiento de formación de la palabra. Así, se diferencian adverbios simples, formados por derivación, adjetivales y locuciones adverbiales.

Adverbios simples

Los adverbios simples están constituidos por una palabra como, por ejemplo: casi, allí, ahora, cerca, así.

Adverbios derivados

Los adverbios derivados se han formado a partir de adjetivos o de adverbios simples a los que se ha añadido un prefijo (requetemal, superbién) o un sufijo (rápidamente, creativamente, ahorita, cerquitica).

Adverbios adjetivales

Los adverbios adjetivales o recategorizados son adjetivos que desempeñan las mismas funciones de los adverbios. En los siguientes ejemplos, las palabras sano, sucio y raro (originalmente adjetivos) no concuerdan con sustantivos sino que modifican al verbo y desempeñan la función de complemento circunstancial (propia de los adverbios):

  • María come sano y hace ejercicios.
  • No confío en ella porque juega sucio.
  • Desde hace rato esos tipos me están mirando raro.

Locuciones adverbiales

Las locuciones adverbiales son grupos de palabras que se han fijado en estructura, significado y función. Se interpretan como una sola palabra, con las mismas atribuciones que un adverbio.

Por ejemplo: a veces, de repente, de golpe y porrazo, de hecho, a juro, a tiempo, ni más ni menos, etc.

Por su naturaleza gramatical

La naturaleza de los adverbios puede ser léxica o gramatical.

Son adverbios léxicos los que tienen un significado propio. Por ejemplo: cerca, ayer, repentinamente, bien, mal.

Son adverbios gramaticales aquellos que se interpretan en función de su relación con otros elementos. En este conjunto se encuentran los siguientes adverbios:

  • Adverbios demostrativos: ahora, hoy, aquí, allá, así, etc.
  • Adverbios cuantificadores: muy, algo, casi, totalmente, demasiado, etc.
  • Adverbios relativos: cuando, cuanto, donde, como.
  • Adverbios interrogativos: cuándo, cuánto, dónde, cómo.
  • Adverbios exclamativos: cuándo, cuánto, dónde, cómo.
  • Adverbios focales: solo, también, incluso, precisamente, etc.

Por incidencia sintáctica

Por el tipo de relación sintáctica, los adverbios se clasifican en argumentales o actanciales, adjuntos o circunstantes y atributivos.

Adverbios argumentales

Los adverbios argumentales son los que completan la significación del verbo. Son parte del argumento verbal y por eso no pueden suprimirse de la oración. 

Por ejemplo:

  • Puedes poner tus libros ahí.
  • La ceremonia duró muy poco.

Adverbios adjuntos o circunstantes

Los adverbios adjuntos o circunstantes no son de obligada aparición porque no completan el significado del verbo sino que ofrecen información adicional. Son, por excelencia, los complementos circunstanciales de las oraciones.

Por ejemplo:

  • Hemos vivido mal.
  • Ese muchacho recita muy bien.
  • Lo haré mañana.

Adverbios atributivos

Los adverbios atributivos son aquellos que acompañan a los verbos copulativos (ser, estar, parecer) o semicopulativos (encontrarse, verse, quedar, lucir, andar, y otros) y desempeñan entonces la función sintáctica de atributo o predicado nominal. Suelen desempeñar esta función los adverbios de modo.

Por ejemplo:

  • ¿Se encuentra bien?
  • La tarea parece fácil.
  • No seas así.

Características de los adverbios

Los adverbios pueden presentar algunas características peculiares, como el lugar de la oración en que aparecen, la propiedad de admitir una sufijación apreciativa, la posibilidad de gradación o la capacidad de recategorizarse. A continuación, se explica cada uno de estos aspectos.

Lugar en la oración

La distribución de un adverbio en la oración puede variar. Determinados adverbios, como más, menosmuy, siempre anteceden a la palabra modificada.

Por ejemplo:

  • José está muy lejos.
  • Me gusta más esta flor.
  • Parece menos probable que llueva.

Otros adverbios pueden aparecer antes o después después de la palabra modificada.

Por ejemplo:

  • Este asado está demasiado bueno.
  • Comimos demasiado.

Sufijación y prefijación

Algunos adverbios admiten el sufijo apreciativo -ita o -ito pero con un sentido distinto al que tiene en los sustantivos. En vez del valor diminutivo (casita, niñita), en los adverbios el sufijo intensifica el significado. 

Por ejemplo:

  • Hice todo tempranito.
  • Vente caminando despacito
  • Yo voy ahorita
  • El examen estuvo facilito.

Son pocos los adverbios que admiten prefijación.

Por ejemplo:

  • Me siento requetebién.
  • Se despertó retarde.

Posibilidad de gradación

Algunos adverbios comparten con el adjetivo la posibilidad de gradación. Esto significa que tales adverbios pueden expresar nociones comparativas (más arriba que, menos cerca que, tan lejos como) y superlativas (lejísimo, tardísimo, rapidísimo).

Por ejemplo:

  • El estante está más arriba que la mesa.
  • La panadería está menos cerca que el automercado.
  • Se fueron tardísimo de la casa.
  • A José Ángel le gusta conducir rapidísimo.

Capacidad de recategorizarse

Ciertos adverbios pasan a recategorizarse como adjetivos. En otras palabras, desempeñan las mismas funciones de esa clase de palabra. Es el caso de más y menos cuando preceden a un sustantivo.

Por ejemplo:

  • Trajeron más libros.
  • Hay menos edificios en esta ciudad.

Homonimia

Unos cuantos adverbios son homónimos de otras clases de palabras como mañana, ahora, mientras, mucho, poco.

Por ejemploahora es un adverbio en la oración "quiero que salgas ahora de aquí", mientras que funciona como un sustantivo en la frase "el ahora es lo único que cuenta", de allí que vaya precedido del artículo el.

Asimismo, en la oración "había muchos niños en el parque", el adverbio muchos es el adjetivo determinativo. En cambio, en la oración "nos gusta mucho ir al parque", muchos sí se comporta como un adverbio.

Funciones del adverbio

El adverbio puede funcionar de varias maneras: como complementos circunstancial en la oración, como indicador de modalidad o como marcador textual o discursivo.

A continuación, te explicamos cada una de sus funciones.

Como complemento circunstancial

Es adverbio funciona en la oración como Complemento Circunstancial, es decir, precisa las circunstancias (lugar, tiempo, modo) del evento dicho por el verbo.

Por ejemplo:

  • Hoy no iré a trabajar.
  • Nos reunimos aquí para tratar varios asuntos.
  • Resolví el problema muy rápidamente.

Como indicador de modalidad

El adverbio puede modificar el enunciado completo, indicando la modalidad afirmativa, negativa o dubitativa de la oración.

Por ejemplo:

  • No lo dijo.
  • Ya lo creo.
  • Probablemente hoy trabajemos hasta tarde. 

Como marcador textual o discursivo

Una cantidad de adverbios sirven para ordenar, conectar, focalizar o señalar y, de este modo, orientar la interpretación de oraciones y párrafos, o pueden expresar aspectos de la producción del texto o de la interlocución.

Por ejemplo:

  • Primeramente, quiero saludar a los presentes.
  • Recapitulando, el adverbio cumple funciones muy variadas.
  • Sinceramente, no me gustó para nada tu actitud

Por ello, tanto el adverbio como las locuciones adverbiales se incluyen en la llamada clase transversal de los marcadores discursivos. 

Cómo citar: Arias, Elizabeth (s.f.). "Adverbios: qué son, tipos de adverbios y ejemplos". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/adverbio/ Consultado:
Elizabeth Arias
Licenciada en Letras (2007) y magister scientiae en Lingüística (2013) por la Universidad de Los Andes.