Oraciones compuestas

Tomás Muriel
Tomás Muriel
Filólogo y profesor de español

Una oración compuesta es aquella que presenta más de un verbo o perífrasis verbal en su estructura y, por lo tanto, más de un predicado. En otras palabras, consiste en la unión de dos o más oraciones dentro de un mismo enunciado. Esta unión puede hacerse por diferentes procesos, que son los que determinan el tipo de oración compuesta. 

Por un lado, tenemos oraciones compuestas en las que una oración no depende de la otra: tienen la misma jerarquía. A este grupo pertenecen las oraciones yuxtapuestas, en las que no existen nexos  y se separan por comas o punto y coma (Juan se encuentra bien, Ángel está enfermo), y las oraciones coordinadas, donde existe un nexo que una las dos oraciones (Mi coche es negro y el tuyo es azul). Estas últimas tienen varios tipos, como las coordinadas copulativas, las disyuntivas o adversativas.

Por otro lado, tenemos las oraciones subordinadas, en donde una oración depende de la otra (Marta tiene un loro que habla como una persona). Dentro de este grupo podemos encontrarnos con subdivisiones, como las oraciones sustantivas, las adjetivas o las adverbiales.

El término «oración compuesta» ha estado sujeto a diferentes imprecisiones. Tradicionalmente, se ha considerado que en con rótulo se engloba a los tipos de oraciones que hemos mencionado anteriormente. Sin embargo, algunas gramáticas excluyen a las oraciones subordinadas para ampararlas bajo el término de «oración compleja».

Tipos de oraciones compuestas

Oraciones yuxtapuestas

La característica principal de este tipo de oraciones es que no tienen nexos que unan sus elementos. En su lugar, aparece una coma, punto y coma o dos puntos.

Por ejemplo:

  • Todavía tengo hambre, voy a pedir otro plato.
  • Parece que tienes calor; quítate el abrigo.
  • Viene en coche; seguro que lo aparca en la puerta.
  • Le ha sentado mal la cena: va a tomarse algo para el estómago.

Oraciones coordinadas

Las oraciones coordinadas son aquellas que están conectadas mediante una conjunción (y, e, o, u, pero, sino, conque, aunque...). Las oraciones coordinadas también están relacionadas mediante el significado.

Esta relación de significado es relevante para entender el funcionamiento de este tipo de oraciones. Veamos qué ocurre si la rompemos:

  • Nos gustan las películas de aventuras, pero detestamos las románticas.
  • Nos gustan las películas de aventuras, pero hemos cenado pollo.

La primera oración nos parece natural y perfectamente comprensible. Esto es así porque existe una relación de significado.

Sin embargo, la segunda oración resulta extraña: no existe una relación de significado y nos saca de la situación comunicativa.

Dependiendo de la conjunción que se use en la coordinación (y, e, ni, o, u, pero, mas, sino...), tenemos varios tipos de oraciones coordinadas.

Las oraciones coordinadas copulativas tienen por nexos a las conjunciones y, e y ni. Estos nexos pueden aparecer varias veces, puesto que es posible que conecten varios elementos.

Por ejemplo:

  • Yo he ido al monte y mi hermano ha ido a la montaña.
  • Llegó casa muy cansada del gimnasio y se dio una ducha.
  • Sacamos la pasta del paquete e hicimos una boloñesa.
  • No le gusta la verdura ni le apetece pescado ni quiere sopa.

Las oraciones coordinadas disyuntivas tienen por nexos las conjunciones o y u. También pueden aparecer varias veces si coordinan varios elementos.

Por ejemplo:

  • ¿Quieres carne o te apetece pescado?
  • No sé si voy a estudiar o si voy a trabajar.
  • ¿Juan llega hoy o llega mañana o llega el jueves?
  • ¿Oléis a rosas u oléis a jazmín?

Las oraciones coordinadas adversativas solo admiten un nexo, por lo que no puede aparecer varias veces. Los nexos más usados son pero, mas y sino.

Por ejemplo:

  • No le gusta el maíz, pero se lo pone a la ensalada.
  • Le encanta jugar al tenis, pero no tiene tiempo.
  • Nos invitaron a la fiesta, mas no podíamos ir.
  • No quiere un aumento, sino reconocimiento por su trabajo.

Las oraciones consecutivas pueden considerarse un tipo de coordinadas. Aquí, una oración es consecuencia o resultado de la otra. Sus nexos más habituales son así, conque, de modo que y por tanto.

Por ejemplo:

  • Tenía muchísimo sueño, de modo que se fue a dormir.
  • Se le ha averiado el coche, así que llamará a la grúa.
  • Llegamos demasiado pronto a la tienda, por tanto, estuvimos esperando en la puerta.

Oraciones subordinadas

En las oraciones subordinadas existe una relación de dependencia: la oración subordinada depende de la oración principal.

Para que exista esta dependencia, es necesaria la presencia de un nexo (transpositor). El nexo más frecuente es que, aunque podemos encontrarnos varios diferentes dependiendo del tipo de oración subordinada.

Oraciones subordinadas sustantivas: la oración subordinada funciona del mismo modo que un nombre. Para reconocerlas, podemos sustituirlas por un pronombre (por ejemplo: eso):

  • Creo que ustedes entienden que cerremos pronto.
  • Creo que ustedes entienden eso.

Más ejemplos:

  • Es posible que llegues antes de la cena.
  • Su intención es que apruebes el examen.
  • Nos encanta que hagas la cena.
  • Es imprescindible que presentes los resultados de ventas.

Oraciones subordinadas adjetivas (de relativo): la oración subordinada hace las funciones de un adjetivo. Sus nexos, aparte de que, son el cual, la cual, los cuales, las cuales, quien, quienes, el que, la que, los que, las que, cuyo, cuya, cuyos y cuyas.

Por ejemplo:

  • La casa que te gusta está en venta.
  • El vecino al que saludaste ayer tiene dos hijos.
  • Los pulpos, que son inteligentes, resuelven muchos problemas.
  • El profesor con quien colaboraste el año pasado se ha jubilado.
  • Podrán empezar el curso los que hayan pagado la matrícula.
  • Le dieron un aumento, lo cual le permitió comprarse una moto.
  • Tengo un primo cuya afición es hacer culturismo.

Oraciones subordinadas adverbiales: hacen la función del adverbio y presentan un grupo variado. Pueden ser de tiempo, de finalidad, de concesión, de causa, de modo o de condición.

Por ejemplo:

  • Nos veremos en el sitio de siempre.
  • Alfredo cocina como le han enseñado.
  • Cuando subas al autobús, envíame un mensaje.
  • Desde entonces no hemos vuelto a la playa.
  • Terminada la reunión, los asistentes fueron a la cafetería.
  • Se presentó en el despacho porque se lo habían pedido.
  • Como está cansado, se va a dormir.
  • Con lo que trabaja, no tiene tiempo para estudiar.

Diferencia entre oraciones compuestas y complejas

Algunas gramáticas , sobre todo las más tradicionales, no diferencian entre «oración compuesta» y «oración compleja», y funcionan como genérico para referirnos a todo tipo de oraciones con más de un verbo en su estructura. Por otro lado, son abundantes las gramáticas que insisten en la diferencia entre «oración compuesta» y «oración compleja». Esto ha creado una maraña entre diferentes términos que invita a la confusión.

La distinción más habitual que podemos encontrar en diferentes tratados es la siguiente:

Las oraciones compuestas son las coordinadas y las yuxtapuestas, en donde las oraciones se unen sin que exista dependencia porque las oraciones unidas pueden funcionar de forma independiente: están relacionadas por el significado.

Las oraciones complejas son las subordinadas. Una oración depende de la otra: existe subordinación, por lo que no podrían funcionar de forma independiente.

Vea también Qué es la oración

Vea también 65 ejemplos de oraciones compuestas

Cómo citar: Muriel, Tomás (s.f.). "Oraciones compuestas: qué son, tipos y ejemplos". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/oraciones-compuestas/ Consultado:
Tomás Muriel
Graduado en Lengua y Literatura Españolas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Es profesor de Español como Lengua Extranjera (ELE) desde el 2018, traductor y escritor.