Uso de la raya (o guion largo)

La raya, también conocida como guion largo, es un signo de puntuación delimitador que se emplea para enmarcar determinados incisos en un discurso.

La raya es representada gráficamente por un trazo horizontal (—) relativamente más largo que el guion o guion corto (-).

Como tal, la raya puede usarse como signo doble (abertura y cierre) con carácter delimitador para encerrar incisos dentro de un discurso.

También puede utilizarse la raya como signo simple para introducir los elementos de una lista o las intervenciones de un diálogo.

Raya como signo doble

Las rayas, cuando funcionan como signo doble, se comportan igual que otros signos de este tipo (interrogación, exclamación, paréntesis, comillas): enmarcan entre sí un periodo al que abren y cierran.

En este sentido, las rayas son un signo delimitador que se emplea para introducir un segundo discurso en el texto.

La función de las rayas es indicar que el discurso que delimita no forma parte central del mensaje, sino que lo complementa.

Las rayas se escriben unidas a la primera y última letra del periodo que encierran, y van separadas por un espacio del elemento que las precede y las sigue, salvo que se trate de otro signo de puntuación (una coma, un punto, un punto y coma, dos puntos).

Por ejemplo:

  • Los jugadores —dijo el entrenador— están animados.
  • Las playas de Cancún son —¿quién lo duda?— las más hermosas de México.
  • Le interesaba estudiar computación —una ciencia tan en boga—, pero solo por curiosidad; no quería ejercer.

En su función delimitadora, las rayas tienen los usos que se señalan a continuación:

Para encerrar incisos

Son empleadas las rayas para encerrar incisos. Conviene apuntar que las rayas suponen un nivel de aislamiento menor con respecto al texto del que implican los paréntesis, y mayor que el de los incisos escritos entre comas.

Por ejemplo:

  • La casa —grande y espaciosa como ninguna otra en la que hubiera vivido— lo hizo pensar en el amor de su madre.
  • José rio largamente del asunto, incluso cuando Patricia —que había estado presente— le preguntó si no estaría exagerando.
  • Había llegado por fin Luis —su amigo de la infancia—. Lo había esperado todo el fin de semana, y aunque no arribó sino hasta la noche del domingo, sintió como si no hubiera pasado el tiempo.

Se emplean rayas para insertar aclaraciones o explicaciones dentro de otro inciso ya introducido por paréntesis. Por ejemplo: “Para solucionar otras dudas relacionadas con su computadora (de la cual ya no hay ningún fabricante —ni siquiera en China— activo ) te aconsejo acudir con un técnico retirado”.

Para introducir informaciones, datos o precisiones dentro de un inciso escrito ya entre rayas, en cambio, se emplean paréntesis. Por ejemplo: “Doña Bárbara —novela de Rómulo Gallegos más celebrada por la crítica desde su publicación ( en España en 1929)— fue llevada al cine en México”.

Para enmarcar acotaciones

Se utilizan rayas para enmarcar los comentarios de un narrador o transcriptor en un texto que no es suyo, sino que cita. Por ejemplo: “Es importante —afirmó el presidente— llevar el desarrollo del país de forma pausada pero continua”.

Para introducir comentarios o intervenciones

Las rayas introducen comentarios del narrador o intervenciones de los personajes en un texto narrativo.

Por ejemplo:

—¿Te despertó ese ruido? —dijo Aníbal en medio de la oscuridad.
—No he pegado un ojo —contestó Rita.

Raya como signo simple

Como signo simple, la raya se emplea para introducir las intervenciones de un diálogo o los elementos de una enumeración, entre otras cosas. Su uso como signo simple implica que no haya necesidad de usarlo con otro signo correspondiente de cierre.

En diálogos

Se usa para introducir las intervenciones en un diálogo que es reproducido por escrito. Se escribe antes de la intervención de cada interlocutor.

Por ejemplo:

—¿Cuándo volverás?
—No tengo ni idea.
—¡No tardes mucho!
—Despreocúpate.

En obras teatrales

Se emplea la raya en obras teatrales para separar el nombre de cada personaje de su parlamento.

Por ejemplo:

MARÍA.— ¿Ya cenaste?
JUAN.— Sí. Fui con los chicos después del trabajo.
MARÍA.— Podías haberme avisado.

En enumeraciones

Se utiliza para introducir cada uno de los elementos de una enumeración cuando esta es escrita en líneas distintas. Debe dejarse un espacio entre la raya y el texto en estos casos.

Por ejemplo:

Las figuras retóricas más empleadas son:

— la metáfora,
— el símil,
— la metonimia,
— la hipérbole,
— la alegoría.

En índices

La raya se usa en listas alfabéticas o índices para indicar que se omite un elemento común, expresado en la primera de sus menciones.

Por ejemplo:

Alejo Carpentier, El reino de este mundo (1949).
Los pasos perdidos (1953).
El siglo de las luces (1962).
Concierto barroco (1974).

Cómo citar: "Raya o guion largo (—): Qué es, Cómo se usa y Ejemplos". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/uso-de-la-raya/ Consultado: