Últimas Dudas

Devastar o Desvastar

La forma correcta de escribir este vocablo es devastar. Es incorrecta y conviene evitar la grafía desvastar. Devastar es un verbo; significa destruir, arrasar o asolar un lugar, acabar con sus...

Incipiente o Insipiente

Tanto incipiente como insipiente son palabras correctas. Incipiente se refiere a algo que comienza, que se encuentra en su fase inicial. Mientras que se designa como insipiente a aquella persona falta...

Tecnología o Tegnología

La forma correcta de escribir esta palabra es tecnología, con c. Debe evitarse la grafía tegnología, con g, que es un barbarismo ortográfico que hay que evitar. Tecnología es un sustantivo...

Conexión o Conección

La forma correcta de escribir esta palabra es conexión. La grafía conección, por su parte, es un error ortográfico que se aconseja evitar. Conexión es un sustantivo femenino. Puede referirse a la...

Origen de la palabra bullying

La palabra bullying proviene del inglés, y en español podemos traducirla como ‘acoso escolar’, ‘intimidación’ u ‘hostigamiento’. Este vocablo deriva de la voz anglosajona bully, que...

Etimología de sociología

La palabra sociología se compone de las raíces socius, que proviene del latín y significa ‘socio’ o ‘compañero’, y del sufijo - logía, que se deriva del griego λόγος (lógos), que...

Etimología de religión

La palabra religión proviene del latín religio, religiōnis. Sin embargo, su etimología, origen y significado es objeto de polémica. Una de teoría afirma que este vocablo se forma a partir del...

Origen de la palabra restaurante

La palabra restaurante se deriva de la forma antigua de participio activo de la palabra restaurar. La voz restaurar, a su vez, procede del latín restaurāre, que significa efectivamente...

Origen de la palabra algoritmo

El origen de la palabra algoritmo se encuentra en discusión. Según la Real Academia Española, por ejemplo, proviene del latín algobarismus, que vendría a ser una abreviatura del árabe clásico...

Origen de la palabra electricidad

La palabra electricidad proviene del griego ἤλεκτρον (ḗlektron), que significa ‘ámbar’. Pero, ¿cómo la palabra griega para ámbar pasó a designar en español al fenómeno conocido...