Origen de la palabra democracia

La palabra democracia pasa al español del latín democratĭa, pero tiene su origen en la voz griega δημοκρατία (dēmokratía).

El vocablo δημοκρατία, a su vez, se compone de los términos δῆμος (démos), significa ‘pueblo’, y κράτος (krátos), que vendría a traducirse como ‘poder’ o ‘gobierno’.

Así, pues, etimológicamente, la palabra democracia significaría ‘el poder del pueblo’.

Este término fue acuñado en Atenas, ciudad-Estado de la Antigua Grecia, en el siglo V a. de C., en donde se creó la primera democracia de la que tenemos noticias, en los tiempos de Pericles.

En la democracia ateniense, las decisiones se tomaban en función de la propuesta que tuviera mayor apoyo por parte de los ciudadanos.

Sin embargo, esta democracia era apenas ejercida por un grupo reducido de ciudadanos, constituido por los varones libres. Quedaban así excluidos los esclavos, los extranjeros y las mujeres.

No obstante, el concepto de democracia ha venido evolucionando desde entonces, y en la actualidad se califican como democráticos sistemas políticos modernos en que la ciudadanía puede participar en la toma de decisiones políticas a través de mecanismos de participación legítimos, como el voto.