Origen de la palabra democracia

La palabra democracia proviene del latín democratĭa, que a su vez la toma de la voz griega δημοκρατία (dēmokratía).

Este término se compone con los vocablos griegos δῆμος (démos), que puede traducirse como ‘pueblo’, y κράτος (krátos), que significa ‘poder’.

El término fue acuñado en Atenas, en el siglo V a. de C., en los tiempos de Pericles. Esta democracia, la ateniense, es considerada como el primer ejemplo de un sistema político democrático, pues las decisiones se tomaban en función de la propuesta que tuviera mayor apoyo por parte de los ciudadanos.

En este sentido, la democracia, tal como la etimología de la palabra lo indica, es una forma de gobierno en la cual el poder político reside en el pueblo, que lo ejerce directamente o por medio de representantes, a través de mecanismos legítimamente constituidos de participación para la toma de decisiones políticas.

En las democracias modernas, el mecanismo fundamental de participación de la ciudadanía es el sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, es decir, el voto.