Laso o Lazo

Fabián Coelho
Fabián Coelho
Lingüista

Como laso nos referimos a algo flojo o lacio, o que está fatigado o desfallecido. Un lazo, en cambio, es un nudo o atadura que puede usarse con fines prácticos, ornamentales o simbólicos, entre otras cosas.

Laso y lazo son palabras consideradas homófonas en la mayor parte del mundo hispanohablante, donde, salvo excepción de España, no existe distinción entre la forma de pronunciar la s y la z.

Cuándo usar laso

Laso es un adjetivo; se emplea para designar algo flojo o lacio, o en referencia a alguien que está cansado o decaído.

Por ejemplo:

  • Su cabello le caía laso sobre los hombros.
  • Antonio llegó de trabajar con la cara lasa de los viernes.

Cuándo usar lazo

Lazo es un sustantivo masculino; se refiere a una atadura o nudo, que también puede usarse como adorno o emblema. Asimismo, puede hacer referencia a una cuerda con un nudo corredizo para coger animales, a un ardid o artificio engañoso o a una unión o vínculo entre dos o más cosas o personas.

Por ejemplo:

  • Se rehízo el lazo de los zapatos.
  • Usaba en la solapa un lazo que lo identificaba como miembro del club.
  • Le pusieron un lazo al conejo para cazarlo.
  • Ustedes están unidos por el lazo sagrado del matrimonio.

Lazo también puede ser el verbo lazar conjugado en primera persona de singular de presente en modo indicativo; significa coger o sujetar con un lazo. Por ejemplo: “Yo lazo el toro con mucha precisión”.

Cómo citar: Coelho, Fabián (s.f.). "Laso o Lazo". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/laso-o-lazo/ Consultado:
Fabián Coelho
Profesional de las letras, licenciado por la Universidad de Los Andes (2011). Apasionado por la literatura, la historia y la filosofía, y entusiasta confeso de los diccionarios, la gramática y los manuales de estilo. Ha trabajado creando, escribiendo y corrigiendo en ediciones, publicidad, periodismo y contenidos digitales desde 2008.