Etimología de economía

La palabra economía pasa al español desde el latín medieval oeconomia.

A su vez, esta voz llega al latín desde el griego οἰκονομία (oikonomía), que se compone de οἶκος (oîkos), que significa ‘casa’, y νέμειν (némein), que podemos traducir como ‘distribuir’, ‘administrar’ o ‘gestionar’.

Así, pues, economía vendría a significar ‘administración de la casa o del hogar’.

En la Antigua Grecia, las familias, constituidas por el padre, la madre, los hijos y los esclavos, formaban en sí una unidad de producción autosuficiente, de la cual eran responsables el padre y la madre.

Con el tiempo y con el desarrollo de las sociedades y de los medios de producción, las relaciones económicas entre los individuos cambiaron y se tornaron más complejas.

De este modo, el término que en un principio se refería exclusivamente a la administración del hogar pasó también a designar la administración de los recursos en general y las relaciones económicas entre los individuos en estructuras más complejas, como la nación.

Así, el concepto de economía hoy en día engloba la idea de cómo las sociedades utilizan los recursos escasos para producir bienes con valor, y cómo realizan la distribución de estos mismos bienes entre las personas.