Hay, Ay o Ahí

Hay es el verbo haber conjugado en su forma impersonal; ay es una interjección que puede expresar pena o temor, mientras que ahí es un adverbio de lugar, equivalente a ‘en ese lugar’.

Tanto hay como ay son palabras homófonas, que suenan igual, mientras que ahí es una palabra aguda, y, en este sentido, se diferencia de las anteriores, ambas graves, siendo, con respecto a estas, una parónima.

Por otro lado, debemos subrayar que las grafías ai o ahy no existen.

Vea también ¿Qué son Palabras parónimas?

Cuándo usar hay

Hay es la forma impersonal del presente de modo de indicativo del verbo haber. En su forma impersonal, se puede usar con el significado de ‘ocurrir’ o ‘acontecer’; de ‘ser necesario’ o ‘conveniente’, o de ‘estar’, ‘hallarse’ o ‘existir’.

Por ejemplo:

  • ¡Corran a resguardarse! ¡Hay un terremoto!
  • La reunión de hoy es a las cinco y mañana hay otra a las tres.
  • Hay que hacer mercado.
  • En el aeropuerto, hay cientos de personas esperando al cantante.
  • No hay confianza para invertir en el país.

Cuándo usar ay

Ay es una interjección que bien puede emplearse para expresar dolor o aflicción, o temor o amenaza. Asimismo, puede utilizarse como sustantivo con el significado de ‘suspiro’ o ‘quejido’.

Por ejemplo:

  • ¡Ay de mí!
  • ¡Ay! Me has golpeado muy fuerte.
  • ¡Ay, no! Corre, que vienen por nosotros.
  • Cuando cerró la puerta, soltó un ay casi imperceptible.

Vea también Halles o Ayes.

Cuándo usar ahí

Ahí es un adverbio de lugar; puede usarse, dependiendo del caso, como sinónimo de ‘en ese lugar’ o ‘a ese lugar’, de ‘en esto’ o ‘en eso’, y de ‘esto’ o ‘eso’.

Por ejemplo:

  • Ahí estaban sus amigos esperándolo, como siempre.
  • Quería que pusiera la mesa ahí.
  • El meollo del asunto estaba ahí.
  • Ahí estaba el quid de la cuestión
  • De ahí viene mi mayor motivación.