Agito o Ajito

Fabián Coelho
Fabián Coelho
Lingüista

Agito es el verbo agitar conjugado en primera persona; significa mover violentamente una cosa de un lado al otro, perturbar el ánimo o trastornar la tranquilidad política y social. Ajito, en cambio, corresponde al diminutivo de diferentes expresiones, la más común de ellas ajo, que es una planta apreciada en la cocina.

Puesto que las letras g y j cuando preceden las vocales e o i tienen el mismo sonido, es común que tengamos problemas a la hora de diferenciar cuándo escribir una y cuándo otra, como es el caso de agito y ajito. A continuación, te damos algunas claves para no confundirte.

Cuándo usar agito

Agito es el verbo agitar conjugado en primera persona de singular de presente en modo indicativo. Significa mover algo de un lado al otro, de manera constante y violenta, turbar el ánimo de alguien, o causar inquietud en un sentido tanto político como social.

Por ejemplo:

  • Si agito la mezcla, se espesará.
  • Me agito con lo que dices, es inevitable.
  • Si el gobierno no tiene la voluntad de oírme, agito las calles.

Cuándo usar ajito

Ajito es una forma de diminutivo que puede referirse al ajo, que es una planta muy gustosa cuyo bulbo es muy apreciado en la cocina. También puede ser el diminutivo de aj o aje, sustantivo que hace referencia a un achaque o indisposición. Asimismo, aje puede ser el nombre de una planta de la familia de las dioscoreáceas, de tallo tuberculoso y comestible, o una especie de cochinilla propia de Honduras de la que se obtiene un tinte amarillento. Entre todas ellas, la más común es ajo.

Por ejemplo:

  • Dos ajitos son suficientes para sazonar.
  • Los ajitos de la abuela hacen que se pase el día quejándose.
  • Usé un ajito para cocinar esta sopa.
  • Reuní varios ajitos para extraer la tintura.
Cómo citar: Coelho, Fabián (s.f.). "Agito o Ajito". En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/agito-o-ajito/ Consultado:
Fabián Coelho
Profesional de las letras, licenciado por la Universidad de Los Andes (2011). Apasionado por la literatura, la historia y la filosofía, y entusiasta confeso de los diccionarios, la gramática y los manuales de estilo. Ha trabajado creando, escribiendo y corrigiendo en ediciones, publicidad, periodismo y contenidos digitales desde 2008.