Porque, porqué, por qué o por que

Porque es una conjunción causal, que equivale a ‘ya que’ o ‘para que’; porqué es un sustantivo, sinónimo de ‘causa’ o ‘motivo’; por qué, por su lado, se emplea para introducir oraciones interrogativas y exclamativas, mientras que por que es una secuencia que puede aparecer en ciertas oraciones y que es equivalente a ‘por lo cual’ o ‘por la cual’.

Cuándo usar porque

Porque se utiliza cuando equivale a ‘ya que’, ‘puesto que’ o ‘dado que’. En este sentido, es una conjunción que introduce oraciones subordinadas que expresan causa.

Por ejemplo:

  • Salí temprano porque no quería llegar tarde.
  • Tuvimos que tomar un taxi porque estaba lloviendo.

Asimismo, puede usarse como conjunción final, como equivalente a para que. En estos casos, aparece precediendo a un verbo en modo subjuntivo. Admite ser escrito en dos palabras: por que. Por ejemplo: “Trabajé muy duro porque lográramos los objetivos”.

Cuándo usar porqué

Porqué debe usarse cuando es sinónimo de ‘causa’, ‘motivo’ o ‘razón’; suele aparecer precedido de un artículo y admite la forma plural.

Por ejemplo:

  • Quisiera comprender el porqué de tus silencios.
  • Dame al menos un porqué para entenderte.
  • Cecilia le advirtió que los porqués sobraban en esta historia.

Cuándo usar por qué

Por qué se emplea para introducir oraciones exclamativas e interrogativas. Como tal, es una secuencia formada por la preposición por y el pronombre interrogativo o exclamativo qué.

Por ejemplo:

  • ¿Por qué no pasas por acá luego del trabajo?
  • No sabía decir por qué se había desinteresado de un momento a otro.
  • ¡Por qué dificultades has pasado, hijo mío!

Cuándo usar por que

Por que debe usarse cuando sea equivalente a por el cual, por la cual, por los cuales o por las cuales. Como tal, es la combinación de la preposición por y el pronombre relativo que. Por ejemplo: “Esa había sido la causa por que había guardado silencio”.

Del mismo modo, puede encontrarse cuando, en una oración, se da el caso de que la preposición por es seguida por la conjunción que,que introduce una oración subordinada. Esta secuencia ocurre cuando hay verbos, sustantivos o adjetivos regidos por un complemento introducido por la preposición por.

Por ejemplo:

  • El entrenador optó por que jugara en el segundo tiempo.
  • Estaba ansioso por que el profesor entregara las notas.
  • La policía debía velar por que se mantuviera el orden público.