Seso o Ceso

Seso puede referirse al cerebro de una persona o animal, o a la sensatez y la prudencia que debe privar en ciertas circunstancias. Ceso, por su parte, es el verbo cesar en primera persona de presente, y significa interrumpir lo que se estaba haciendo, dejar un empleo o destituir a alguien de su cargo.

Como tal, seso y ceso son palabras homófonas en la mayor parte del mundo hispanohablante, donde no existe oposición fonética entre la pronunciación de la s y de la c antes de la e o la i. En España, en cambio, donde sí la hay, son consideradas palabras parónimas.

Cuándo usar seso

Seso es un sustantivo masculino; se refiere al cerebro o a la masa de que se encuentra en la cavidad craneal. También se usa como sinónimo de prudencia, madurez o sensatez. La palabra procede del latín sensus, que significa ‘sentido’.

Por ejemplo:

  • El forense estaba examinando los sesos del occiso.
  • A veces, cuando actúas impulsivamente, demuestras no tener mucho seso.

Seso, asimismo, también puede referirse a la piedra, ladrillo o hierro que se usa para calzar una olla con el fin de que esta asiente adecuadamente. Con este sentido, la palabra deriva del latín sessus, que significa ‘asentamiento’.

Cuándo usar ceso

Ceso es el verbo cesar en su forma personal de primera persona de singular de presente en modo indicativo. Se refiere a la acción de interrumpirse o acabarse una cosa, dejar de realizar una actividad, de dejar un empleo o de destituir a alguien de su cargo o empleo. La palabra, como tal, proviene del latín cessāre.

Por ejemplo:

  • Yo no ceso en mi búsqueda de la poeta Cesárea Tinajero.
  • Hoy anuncio que ceso en mi cargo para dedicarme a lo que me gusta.
  • Como dueño de la empresa, ceso a cientos de empleados hasta que la crisis pase.

Vea también Cesar o César.